LEGIÓN Y EL ALMA DEL EMPERADOR de Brandon Sanderson

Portada de la edición Española
Brandon Sanderson es un valor en alza dentro del mundo literario en cuanto a fantasía se refiere. El autor, que recientemente visitó nuestro país (más detalles aquí), tiene ya toda una legión de seguidores y grandes obras en su haber entre las que me gustaría destacar Nacidos de la bruma (de la que hablamos aquí) y El aliento de los dioses (que también tuvo su referencia en este blog).  Por eso, no es de extrañar que en el año 2013 fuera galardonado con el premio Hugo a la mejor novela corta por una de sus obras: El alma del emperador y sin duda no será la primera vez que se alce con tan distinguido galardón. La editorial Fantascy de reciente creación, se ha animado a traer este premiado relato a nuestro país pero no ha llegado solo y es que lo han acompañado de otra historia de Sanderson también de gran relevancia y que hasta ahora no había sido traducida a nuestro idioma: Legión. Una combinación de historias extraordinarias al más puro estilo Sanderson, perfectas para los seguidores de este autor pero también para aquellos que quieran descubrirlo sin tener que volcarse en la lectura de algunas de sus historias más largas. Bravo por esta editorial.

El libro que nos ofrece Fantascy está estructurado en dos partes. En primer lugar el relato de Legión, de unas 70 páginas, y a continuación El alma del emperador, de algo más de un centenar. Ambas historias no podían ser más diferentes. La primera de ellas se trata de un relato de corte urbano en nuestro mismo mundo, con importantes  toques de ciencia – ficción. El segundo es una aventura en  un mundo fantástico inspirado en las cortes orientales de la edad media, donde la magia es el eje central y motor de la narración. Desde luego, hay material interesante y original sobre el que elegir.


Legión nos presenta a Stephen Leeds,  un hombre con una mente extraordinaria y, a la vez, un gran problema. La capacidad intelectual de Leeds resulta tan abrumadoramente superior a la de cualquier persona normal, que su mente compartimenta sus conocimientos y habilidades hasta darles vida propia en forma de alucinaciones. Cada una de ellas con su propia personalidad, manías, preferencias y convicciones. Leeds, aún consciente por completo de que son solo alucinaciones,  interactúa ampliamente con ellas como si se trataran de personas reales, estableciendo una gran amistad con ellos. La separación entre esos diferentes aspectos de su mente y su propia personalidad es tan perfecta que sin la presencia de la alucinación que posee ciertos conocimientos en un momento dado, el protagonista es por completo incapaz de acceder a ellos, ya que, según su mente, no es él quien los posee, sino otra persona totalmente diferente. A pesar de su “problema”, Leeds vive una vida cómoda junto a sus alucinaciones realizando algunos trabajos para los que sus indiscutibles habilidades son imprescindibles… todo a precio de oro, por supuesto.

El alma del emperador nos sitúa en el imperio Rosa, una corte situada en lugar fantástico donde un emperador gobierna su reino dinástico a partir de una compleja red de funcionarios. En este lugar, existe un tipo de magia especial denominada “falsificación” que  permite a aquellos que la practican realizar proezas espectaculares. La falsificación consiste en alterar el alma de los objetos o las personas para reescribir su historia y así convertir algo en otra cosa diferente. De este modo, un burdo jarrón de barro se puede convertir en una extraordinaria vasija de la más fina porcelana o una persona cuya vida se ha dedicado al crimen en un ciudadano modelo carente de las habilidades que le permitieron hacerse un hueco en los bajos fondos. La historia de El alma del emperador nos presenta a Shai, posiblemente la mejor falsificadora del imperio rosa, a la que proponen un desafío imposible a cambio de para salvar su propia vida: falsificar el alma del emperador.

Portada original de Legión
Legión es un relato corto y, por tanto, concentra mucha información en poco espacio. En ocasiones, el autor se limita a dar ciertas pinceladas aquí y allá para crear una ambientación sólida sobre la que cimentar la historia pero la brevedad del relato impide que se profundice en estos aspectos dejando la sensación al lector de que quedan muchas cosas por contar. Por fortuna, Sanderson ha prometido que retomará las aventuras de Stephen Leeds en el futuro muy próximo por lo que las incógnitas planteadas prometen obtener su respuesta en breve. Esto impedirá que aquellos que han disfrutado de la historia se tiren de los pelos al verla “inacabada” en muchos sentidos.  El nombre de la novela que nos devolverá a esta interesante ambientación y elenco de personajes (reales y alucinatorios) ya tiene nombre en su edición original, Skin Deep, y, aunque está ya en pre-order en amazon, resulta es imposible saber cuándo llegará a nuestro país.

Legión tiene un estilo de redacción que se asemeja más a un guión para el episodio piloto de una serie televisiva que un relato independiente. Es, básicamente, una presentación de personajes y una declaración de intenciones más que una historia en la que zambullirse. Esto mismo han debido pensar en Lionsgate, la productora que le han comprado los derechos a Sanderson para convertir este relato en la trama de una nueva serie para televisión (anunciado por Sanderson aquí) ya que se está trabajando precisamente en este sentido. ¡Quien sabes! Puede que pronto podamos poner rostro a Stephen Leeds y sus alucinaciones. Personalmente opino que, si se lleva bien a cabo, podría convertirse un proyecto de éxito. Veamos con que nos sorprenden.

Portada original de El alma del emperador
El alma del emperador, según nos indica Sanderson en una breve nota que acompaña al texto, surgió como una visita a cierto museo de Taiwan donde quedó maravillado por su historia, sus obras de arte y, sobre todo, la tendencia que existía de aplicar un sello personal a una pieza artística cuando esta resultaba del agrado de alguna persona importante. Con apenas unas ideas generales, Sanderson creó un nuevo sistema de magia con el que sorprender al lector, algo que se ha convertido en sello de identidad de este escritor. Este sistema, sin embargo, me resulta algo más metafísico que otros propuestos por el autor en novelas anteriores pues me da la sensación de que no está tan perfilado y delimitado. También esto se puede deber, simplemente, a que la novela donde se desarrolla no es especialmente extensa como para abarcar más detalles.

El alma del emperador se sitúa en otro mundo ya creado por el autor para su primera novela, Elantris. Aunque este hecho no es nada evidente salvo por alguna referencia aislada, el autor lo indica expresamente en las notas que antes mencioné. Este hecho aporta más valor al relato pues queda enmarcado en algo que ya les es cercano a los lectores que disfrutaron de la ópera prima de Sanderson. Además, otorga una nueva dimensión al mundo en el que se desarrolla Elantris, enriqueciéndolo y haciéndonos querer conocer que más misterios encierra. Sanderson ya ha comentado en varias ocasiones que pretende retomar esta ambientación y crear más historias en este mundo fantástico así que es posible que, en el futuro, los aspectos que conocimos en Elantris queden entremezclados con los que hemos visto en El alma del emperador. Me encantaría poder verlo.

Los personajes creados para Legion son numerosos teniendo en cuenta la brevedad del relato. El autor consigue definirlos bastante bien otorgando a cada uno de ellos personalidades características que los hace más humanos (incluyo a las alucinaciones de Leeds). Evidentemente, los personajes pueden dar mucho más de sí y sorprender al lector (algunos son incluso un poco esperpénticos) por lo que es de lamentar que no se haya profundizado más en ellos. El más complejo es, sin duda, el personaje de Leeds, cuya personalidad tiene un aire de autosuficiencia y cierta resignación que ya ha utilizado Sanderson para alguno de sus personajes más icónicos aunque luego evolucionen a lo largo de la historia. Ver la evolución de este personaje podría ser especialmente interesante.

El elenco de personajes de El alma del emperador es menor que en Legion dejando recaer la narración, sobre los dos personajes principales: Shai la falsificadora y Gaotona, el alto funcionario del emperador. El resto de personajes no están tan bien construidos, tan solo se muestran algunos aspectos claves de su personalidad que permita dejar claras sus intenciones y motivaciones. El reducir el elenco de personajes ha permitido a Sanderson profundizar bastante en los principales haciéndolos complejos e interesantes. Los diseña con apreciaciones opuestas de la vida desde el principio, mientras que va trabajando con ellos a lo largo de la historia para llegar a un punto intermedio de mutuo entendimiento. El trabajar con los personajes y la ambientación de esta manera, hace la que una historia con, a priori, poca acción, no se vuelva en absoluto aburrida sino que sea absorbente desde el principio.

Mr. Sanderson
Sanderson tiene un estilo de escritura muy sencillo que acerca mucho a los personajes con el lector indistintamente del ambiente en el que se muevan. También tiene una manera épica de describir las escenas de acción y conseguir una gran intensidad en los momentos claves. Por ese motivo sus libros son tan fáciles de leer y tan absorbentes, por lo visuales que son y los interesantes diálogos en los que se basa. Una literatura que invita a desplegar la imaginación y, en estos relatos, más que nunca.

Aunque ambas historias tienen una grandísima calidad, la que personalmente me ha cautivado ha sido Legion. Quizá se deba a la originalidad de su argumento, quizá que se acerca más a la ciencia ficción (género por el que siento evidente preferencia) o quizá porque tiene más acción, no sabría decirlo. La recomiendo encarecidamente aunque no se acerque tanto a las historias habituales de Sanderson. Si eres lector de Sanderson y te apetece leer algo un poco diferente, esta puede ser una gran opción.

Por otro lado, El alma del emperador es más fiel al estilo al que nos tiene acostumbrados el autor y, en mi opinión, es mejor opción como carta de presentación. Demuestra la indiscutible creatividad de Sanderson para reinventar el género fantástico huyendo de los tópicos, sus señas de identidad.  Si no conoces a Sanderson y quieres echar un vistazo a su obra, sin duda El alma del emperador es tu historia.

Indistintamente, un libro muy recomendable en el que invertir unas cuantas horas disfrutando de buena literatura.

Sanderson recogiendo el premio Hugo por El alma del emperador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe tu mensaje a continuación. Por favor, se respetuoso en tus comentarios.