LA PAJA EN EL OJO DE DIOS de Larry Niven y Jerry Pournelle


Edicón de Minotauro
Últimamente, las librerías españolas se están llenando de viejos clásicos de ciencia ficción, muchos de ellos imprescindibles. Además, están llegando en ediciones para todos los gustos: tapa blanda, tapa dura, ediciones asequibles, no tan asequibles, nuevas traducciones, portadas retro... Siguiendo esta tendencia, en breve llegará a las tiendas uno de estos clásicos indiscutibles que saldrá en tapa blanda de la mano de Minotauro: La paja en el ojo de Dios de Larry Niven y Jerry Pournelle. Aprovechando este próximo lanzamiento y que, casualmente, leí el libro hace poco, me acerco a Outcasted para daros mi impresión.

La novela La paja en el ojo de Dios está considerada todo un clásico de ciencia ficción dura. Vio la luz por primera vez en el año 1975 y esta no es la primera vez que llega a nuestro país. La primera vez (precisamente la edición que yo leí), fue de mano de Orbis en su colección “Ciencia Ficción” allá por el año 1976. Apareció, además, dividida en dos volúmenes, imagino que debido a la mala calidad de la encuadernación que no permitiría incluir las 700 páginas de la obra en un único libro... o quizá fue simplemente una decisión económica para sacar más dinero por los mismos derechos.


Los autores de esta novela, Niven y Porunelle, son dos pesos pesados dentro del género que han hecho bastantes colaboraciones con mayor o menor repercusión. La paja en el ojo de Dios es, posiblemente la más conocida. Esta novela cuenta con una continuación llamada El tercer brazo, también de ambos autores, pero no tiene tanta relevancia como su predecesora. Niven, por su parte, es autor también de la saga Mundo anillo, otro gran clásico imprescindible.

La paja de Dios y su continuación, el tercer brazo

La novela La paja en el ojo de Dios se enmarca en el universo concebido por Pournuelle llamado el Condominio, con miles de año de historia. En concreto, nos sitúa en lo que se conoce como el segundo imperio del hombre. Gran parte del principio de esta novela se invertirá en describir este imperio, en que situación social y política se encuentra y como añora los grandes avances conseguidos durante el primer imperio olvidados tras la caída de éste. También se hablará de la tecnología, parte fundamental más adelante en la historia y tema muy detallado en la ciencia ficción dura.

La historia tiene como tema principal el choque cultural tras el primer contacto entre la humanidad y una raza alienígena. No es la primera vez que se trata este tema en una novela de ciencia ficción, de hecho se podría considerar un tema bastante recurrente, pero si es una de las más interesantes que he leído hasta ahora. La novela comienza poco después de una gran batalla en el planeta XXX, donde la armada imperial ha conseguido imponerse sobre unas fuerzas rebeldes que pretendían la independencia del imperio. La nave MacArthur, dañada durante la batalla, se ve en la obligación de regresar a la capital, Esparta, cuando se produce un hecho insólito: una nave extraña se adentra en el sistema y la MacArthur recibe la misión de interceptarla y descubrir su procedencia. La nave resulta ser alienígena por lo que esta misión pasa a convertirse en el primer contacto entre ambas razas y desencadena así el resto de acontecimientos de la novela.
Representación artística del Ojo de Murcheson, donde se ubica Paja 1

La historia se divide, argumentalmente hablando, en tres partes. La primera de ellas, antes de localizar la nave alienígena, puede decirse que no es más que una presentación de los personajes y del imperio al que representan. Es importante conocer bien las características sociales de este imperio pues luego resultan cruciales para entender el choque cultural que se produce al entablar contacto con los alienígenas. También se nos detalla en esta parte los dos grandes avances que han permitido a la humanidad el viaje estelar y la colonización planetaria: El impulsor Alderson y el campo Langston.

La segunda parte de la novela es el encuentro con la nave y los primeros descubrimientos sobre la raza que la ha creado. La nave, que no dispone de la tecnología para realizar un viaje estelar escapando de las leyes relativistas y evitando los peligros del universo, había quedado a la deriva espacial por siglos y siglos. A partir de ahí, la humanidad se enfrenta a una gran decisión: ¿Merece la pena ir al encuentro de semejante raza, cuando quizá ya ni exista? ¿Suponen, quizá, un peligro para el imperio por lo que es crucial mantener las distancias? Por supuesto, la curiosidad del hombre prevalece dando comienzo a la tercera parte de la novela; el encuentro con los pajeños, los habitantes de Paja I, el planeta origen de la raza alienígena que dejó la nave surcando los cielos antes de la MacArthur la encontrara.

Mediador pajeño
La tercera parte de la historia es sin duda la más interesante de todas. Niven y Pournuelle conciben toda una civilización coherente y sólida pero sin tratar de asemejarla a la humanidad para darle consistencia. El derroche imaginativo, con cierto toque de misterio, es espectacular y cautivador desde el principio. En todo momento, querremos saber más y más de los pajeños y las maravillas que esconden su extraño aspecto y sus impenetrables castas. La descripción de su biología, su cultura, su historia y civilización, serán partes vitales en la novela ya que nos permitirán entender los sentimientos que infundirán a los humanos llegando a simpatizar con los alienígenas a la vez que inspiran inquietud y desconfianza. Los alienígenas reciben, por parte de los autores, un trato magistral y sumamente interesante. La inmejorable capacidad técnica de los ingenieros, la maestría comunicativa de los mediadores, el aplomo de los amos… toda una civilización totalmente extraña a los ojos humanos pero a la vez inquietantemente plausible. Un 10 para los autores en este aspecto.

Mientras que la civilización pajeña me fascinó, el imperio humano, me horrorizó profundamente. Cuanto más leía sobre él, más inconsistente y absurdo me parecía. El imperio que nos describe el libro, a pesar de los avances científicos y tecnológicos, mantiene un sistema de gobierno más acorde con el siglo XVIII que con el futuro lejano. La élite del gobierno y el ejército está en manos de nobles (barones, duques, condes…) que sirven fielmente a su emperador mientras que la plebe se mantiene en un estricto segundo plano. El decoro resulta prioritario y temas como el sexo son tabúes sociales que no deben romperse. Por supuesto, la Iglesia como institución mantiene un poder férreo sobre la política y sus directrices morales impuestas en toda la sociedad. Y por último, pero no menos importante, el trato que reciben las mujeres, damas florero apartadas de toda vida pública para que se limiten a las labores domésticas y de crianza. Lo que más me dolió fue que ellas mismas no se consideraban merecedoras de un trato igualitario al varón debido a su “innata inutilidad” (sí, como suena) para cualquier tarea, especialmente, durante el embarazo. Otra incongruencia del texto, a mi parecer, fue la exagerada juventud de todos los miembros de la armada (adolescentes en su mayoría), algo absurdo si comprobamos la tendencia de la humanidad a alargar más la vida. Resultaba inconsistente que semejantes mancebos fueran oficiales de una nave estelar, con amplia experiencia y vastos conocimientos en su trabajo. Imaginar que el futuro de la sociedad equivale una marcha atrás de siglos socialmente hablando, resulta terriblemente descorazonador y provocó en mi tal indignación que casi abandono la lectura en varias ocasiones.
Ingeniero pajeño

A nivel de personajes, éstos no tienen, a mi parecer, profundidad alguna. Son incluso planos y arquetípicos. El valiente y noble capitán (de noble cuna, por supuesto), sus fieles subalternos (mayormente intercambiables unos por otros debido a su personalidad totalmente anodina), el ambicioso comerciante interesado, la damisela florero cuya misión es ser el interés romántico del aguerrido capitán… No siento que tengan trasfondo alguno ni que evolucionen realmente durante la historia. Algunos solo sirven para “hacer bonito”. Sin duda, un aspecto ampliamente mejorable.

La novela está bien narrada, con momentos intensidad intercalados con otros más tranquilos y descriptivos
. La atmósfera de misterio se mantiene muy bien y las escenas de acción y dramatismo encajan a la perfección. No obstante, no todo es adecuado en la sucesión de escenas. De hecho, el mayor problema es que algunas de ellas resultan absurdas. Recuerdo una especialmente donde una nave está siendo atacada y se debe evacuar a sus ocupantes con la mayor premura posible. En ese momento, el capitán mantiene una intensa conversación con uno de sus lugartenientes sobre la posibilidad de salvar la cafetera de la nave. Sí, sí, he dicho cafetera que, por cierto, finalmente salvan. Mueren unos cuantos científicos en el ataque pero, chicos,¡no pasa nada!, ¡la cafetera está a salvo!
Edición de Orbis

Podría seguir páginas y páginas extrayendo tantos puntos positivos a la novela como negativos dejando mi impresión final en un perfecto equilibrio demasiado cercano a la indiferencia. Quizá la parte negativa sea sobre todo subjetiva pues soy consciente de que doy demasiada relevancia a algunos aspectos que para otros no resultan importantes. Pero igualmente subjetiva sería la parte positiva que me ha emocionado gratamente. ¿Recomendaría la novela? No estoy segura. La idea del choque cultural y el esfuerzo imaginativo en el desarrollo de la cultura pajeña, son extraordinarios. También es digno de mención el cuidado que se ha tenido con todo el apartado más duro de la novela: la tecnología, la física... todo muy realista. Sin embargo, el trato de los personajes, las escenas sin pies ni cabeza salpicadas por toda la narración y el retrógrado imperio humano tan inconsistente me invitan a sugerir la no lectura de la obra.

Quizá mi sensación final sea la siguiente: La paja en el ojo de Dios tiene el potencial de convertirse en una gran historia… pero en algún momento perdió su rumbo.

Ficha técnicaTítulo original: The mote in God's eye
Autor: Larry Niven y Jerry Pournelle
Fecha de publicación: 1973 - reeditada en varias ocasiones
Edición en español más reciente:Minotauro - 2013
Premios: Nominado a premios Hugo, Nébula y Locus.

3 comentarios:

  1. Hola! Hace poco también en el Hacedor de Dados puse una reseña sobre este libro.

    Como se dice, para gustos, colores. Estoy de acuerdo con que los personajes son planos, pero por ejemplo, la estructura de la sociedad humana no me parece tan rara ni forzada, hay varios juegos de rol donde se plantea esa sociedad (Fading Suns, Dark Heresy), así como novelas (La Saga de Miles Vorkosigan).

    El trato a la mujer, si para una persona actual le debería repugnar como poco (siempre hay cafres), en la época en la que se escribió este libro y la sociedad que plantea, es lógico.

    El caso de la cafetera tiene más intríngulis de lo que parece (o por lo menos así lo entiendo). La tecnología generada ahí está a millones años luz de la humana y lo más importante, es una herramienta para conseguir una sustancia excitante para sacar a los tripulantes del letargo y desorientación del salto. Un planteamiento equivalente se da con los paquetes C en la novela Rimrunners. En la otra nave, la Lenin, utilizan te, ambas bebidas con cafeína.

    Estoy de acuerdo con el desarrollo de la especie y de la sociedad, me pareció muy interesante.

    Bueno, a mi el libro me gustó más que disgustó y lo que más me "agarró" fue la existencia de los pajeños.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy muy de acuerdo con tu reseña, porque tuve las mismas impresiones cuando leí la novela hace ya unos cuantos años. Recuerdo que la compré en una librería de viejo, junto con Las estrellas mi destino (¡Tigre, tigre!), de Alfred Bester, que se publicó en 1956 (La paja... es de 1974) y me sorprendió lo moderna y vibrante que era la novela de Bester y lo "viejuna" y acartonada que me supo la de Niven y Pournelle. Los pajeños y su sociedad y el choque cultural con los humanos son, sin duda, lo mejor de la novela y casi hacen que se perdone todo lo demás, pero ya digo que el contraste me sorprendió mucho en su día.

    De todos modos, no recuerdo que Mundo Anillo fuera tan retrógrada como esta, así que tiendo a sospechar que el motivo de que la Paja en el ojo de Dios lo sea es la influencia de Jerry Pournelle, que sí que es un señor muy conservador y autor de numerosas novelas de ciencia-ficción bélica (y belicista).

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu comentario Sergio. Me alegra conocer otro punto de vista. Por supuesto, mis opiniones son subjetivas.

    The Tweaker, estoy de acuerdo contigo. Yo también me leí Tigre! Tigre! (de hecho, si buscas por Outcasted verás un artículo sobre esa novela) y me pareció más moderna que esta de Niven y Pournelle. Y también estoy de acuerdo contigo sobre mundo anillo, desde luego, no es para nada retrógrada ni mojigata como es el caso de La paja en el ojo de Dios. A saber si la culpa fue de Pournelle... o simplemente diseñaron el imperio así por gusto. Quien sabe.

    ResponderEliminar

Escribe tu mensaje a continuación. Por favor, se respetuoso en tus comentarios.